14 de diciembre de 2017

Cantábrico en los Goya - Locución de Luis Ignacio González

La Academia de Cine ha anunciado las nominaciones a los 32º Premios Goya, cuya gala se celebrará el próximo sábado 3 de febrero de 2018 y estará presentada por Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes, que relevarán a Dani Rovira al frente de la noche más importante para el cine español.
La huella matense de estas nominaciones la pone 'Cantábrico', que opta al Goya a 'mejor documental', con la locución de Luis Ignacio González. El documental, que llegó a las salas de cine en el pasado mes de abril, fue rodado en Los Ancares, El Bierzo, Alto Sil, Parque Nacional y Parque Regional de Picos de Europa y Montaña Palentina.

13 de diciembre de 2017

Actividades en Barrillos

 Nuestros vecinos de Barrillos de Curueño tienen prevista una interesante 
programación navideña 2017. ¡Enhorabuena!

12 de diciembre de 2017

Nieve en La Mata

 Una nevadina cayó en La Mata la pasada noche. En las calles aguantó menos la nieve

 Los caminos del pueblo presentaban este aspecto. ¡Gracias Miguel y Jesús!




Matenses por el mundo

Getino's en Sidney, Australia
Mitre Carranza en Marburg, Alemania

11 de diciembre de 2017

Restaurante Las Colineras en la tele

Reportaje sobre el restaurante Las Colineras, de La Mata de Curueño, emitido en la televisión La Ocho, de León. ¡Enhorabuena Pedro y Pili!

4 de diciembre de 2017

El río helado del paraiso

Excelente reportaje sobre el río Curueño nos ofrece Susana Vergara Pedreira en Diario de León. Pero un paraíso donde va habiendo más despoblamiento, duro paraíso es.

Baja frío, casi helado, surcando un territorio antiguo de hombres e historia. Cruza viejos puentes, riega pastos, da vida a bosques, abre desfiladeros y luego se remansa buscando el mar tierra adentro, donde el Duero no se llama aún ni Porma y el paisaje describe historias de belleza y olvido. Treinta y tres pueblos a su vera. Decenas de rutas por las que surcar cuando el frío se anuncia en las cumbres, el cielo es azul y sopla el viento del Norte. Es el Curueño, el río helado del paraíso.
Se precipita desde el Puerto de Vegarada por un territorio de lucha, conquista y olvido. Nace ya frío, a 1.560 metros sobre el nivel del mar, hasta su encuentro con el Porma, que es objeto de desacuerdo histórico entre tres pueblos: Ambasaguas, que se lleva el triunfo del nombre, Barrio de Nuestra Señora y Devesa de Curueño.
Un puñado de kilómetros surcando un territorio en el que hay vida desde el Mesolítico, el lugar que eligieron los primeros europeos para asentarse en las cuevas que ha abierto el río desde hace milenios. Siguiendo su curso trazaron los romanos la vía de conquista, La Calzada la llaman, con mayúsculas, la misma que siguieron soldados romanos y rebeldes, guiaron después los pasos de pastores, arrieros y tratantes. Para ir, y para huir.
Pero la historia comienza aguas arriba, en el Puerto de Vegarada, en los neveros, donde nace este río entre tierras. Un regato entre praderíos de alta montaña y un espectacular paisaje. Aunque toma su nombre un poco más abajo, en Redipuertas, donde el río Pinos se une al reguero de la Carva y se convierte en un cauce silvestre que se despeña por el desfiladero de Los Infiernos, se une al río Faro y se precipita en la cascada del Saltón, se abre paso en las Hoces de Valdeteja y se remansa en paz antes de fundir su nombre para siempre en un afluente del Duero.

Si el viajero sigue la ruta del río, encontrará la huella de Roma hecha piedra, en calzadas y puentes, transitables aún hoy como lo hizo el general romano y sus legiones. Es la ruta de los Puentes Históricos de Valdelugueros, para la que no hay tiempo ni época del año, pues da igual que se cubran de nieve, se tornen de mil grises en otoño, verdeen en primavera y sofoquen el calor del estío.
Montes, gargantas y pasos en este territorio que mira al cielo desde sus cumbres de más de 2.000 metros, las de Lugueros, Canseco o la Collada de Redilluera, que guía otra ruta. Si hay nieve, Vegarada es el destino. O San Isidro a través de Riopinos, donde la estación se vuelve menos tumultuosa y el esquí es en familia. A pie se puede hacer la Travesía de Arintero a Valdehuesa. Y andando se ha de pisar la maravilla de sus bosques, que son de hayas en Tejedo, de robles en Sopeña, en cordal hasta Ambasaguas, de encinas y melojos.
Es tierra de agua esta, en las lagunas glaciares de Vegarada, en las cascadas del Saltón y el Ángel en Redipuertas o en la aventura del Río de Faro. Agua que tiñe de azul la belleza de la Cueva de Llamazares, o la de Dos Hermanos, donde aparecieron los restos de los hombres del mesolítico, morenos de ojos verdes de La Braña-Arintero. Agua que se vuelve luz verde en los pastos y en sus flores, algunas únicas, a simple vista, orquídeas divinas que se vuelven maravilla, agua que es vida para las truchas o los desmanes, sapos, ranas y tritones, que da de beber a zorros, perdices y urogallos, a tejones, ciervos y ardillas, que permite sobrevivir al lobo y al gato montés, que deja crecer la seta de San Jorge y las amanitas.

Es río de culto y cultura, donde tejió el románico su belleza pionera, en Ambasaguas, en Barrio de Nuestra Señora, en Barrillos de Curueño y Santa Colomba, que tienen ruta. Tierra de arte en el plato, de carne y setas, de pollo de corral y sopa de truchas, de lechazo, embutido y cocido montañés.
Territorio sin tiempo, que no hay estación que no invite a disfrutarlo. Ahora que acecha el invierno y se adivina el calor del hogar después de una jornada en este lugar que fue Roma y Arbolio, historia y olvido.
En la tierra del río Curueño. La huella del Paraíso.

30 de noviembre de 2017

-11,5ºC esta noche

Sobran las palabras. El 30 de noviembre hace un pelín de frío en La Mata. Foto de Miguel, gracias!

27 de noviembre de 2017

El cierre de las térmicas de Lada y Velilla entierra el plan de la línea de alta tensión


El anuncio realizado por Iberdrola sobre su intención de cerrar las centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla del Río Carrión, en Palencia, supone, además de un varapalo más para el carbón autóctono, el adiós definitivo al proyecto de la línea de alta tensión entre ambas instalaciones eléctricas.
La línea, que ya tenía muy pocas posibilidades de construirse después de que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo no contemplara su ejecución en el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica 2015-2020, fue ideada para evacuar el excedente de energía del Principado de Asturias a través de 124 kilómetros de red que atravesaría la montaña leonesa.
Sin embargo, ya en 2015 el ministerio argumentó que no encontraba justificación económica al proyecto, ya que las posibilidades de evacuación se habían reducido debido a la crisis y «a la sobrecapacidad actual de generación instalada». En el plan, Red Eléctrica de España reconoce que la línea estaba paralizada desde mucho tiempo antes del Real Decreto de 2012 que ordenaba la paralización de varias actuaciones, y que, debido a la crisis, «el escenario del sistema eléctrico español ha cambiado bastante respecto a los previstos en los planes anteriores» cuando la línea fue planificada. Durante su tramitación ambiental, el proyecto recibió más de 27.000 alegaciones en su contra de los 19 pueblos asturianos y leoneses afectados por el paso de la línea, y de varios colectivos ecologistas.
Iberdrola dio a conocer ayer en un comunicado que ha solicitado al Ministerio de Energía autorización para cerrar sus centrales térmicas de Lada, en Asturias, y Velilla, en Palencia, dentro del proceso de clausura de todas sus centrales del carbón en el mundo, aunque la medida no afectará al empleo de los trabajadores. Toda la plantilla de las plantas afectadas (90 trabajadores en Lada y 80 en Velilla) será recolocada en las labores de desmantelamiento de las plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre, y en otras instalaciones de la empresa.

26 de noviembre de 2017

23 de noviembre de 2017

Jornada sobre gestión del agua en Sta Colomba

Usuarios de la ribera del leonés río Curueño asisten a una jornada sobre gestión del agua, organizada por la Confederación Hidrográfica del Duero. Agronews Castilla y León

La Confederación Hidrográfica del Duero ha  organiza hoy, 22 de noviembre, en León una jornada formativa dirigida a usuarios - municipios y regantes- de la ribera del río Curueño, con el objetivo de lograr una gestión más eficaz y responsable del agua en una situación de sequía como la actual y dar a conocer otros aspectos relacionados con el dominio público hidráulico.
La jornada, desarrollada en horario de mañana en el Ayuntamiento de Santa Colomba de Curueño, ha comenzado con una ponencia expuesta por el comisario de aguas, Ángel González Santos, sobre los caudales ecológicosmínimos y los derechos del agua establecidos dentro del Plan Hidrológico.
En su intervención, González Santos ha explicado cuáles son las exigencias de caudales mínimos derivada de la planificación hidrológica actual que afecta a los usuarios, al tiempo que ha señalado que, en situaciones de escasez, “resulta más eficaz la coordinación entre regantes a través de los sindicatos centrales y comunidades para el reparto de agua que otras medidas punitivas que pueda tomar la Administración”.
Además, ha precisado que con un menor volumen de agua disponible, “la suma de medidas como la modernización del regadío, la planificación anual de cultivos, el establecimiento de turnos de riego y la puesta en marcha de contadores como elementos de control contribuyen a armonizar los usos con los caudales ambientales”.
 
Importancia de las comunidades
El programa ha continuado con una ponencia sobre la importancia de las comunidades de regantes y las agrupaciones de este tipo de entidades como fórmula útil y válida para la gestión del regadío, como ya ocurre de manera generalizada en otras cuencas del sur de España, impartida por Mari Cruz Manchón, jefa del Servicio de Comunidades de Usuarios de la CHD.
Por su parte, José María Rubio Polo, del Área de Gestión del Dominio Público Hidráulico, y Alberto Cabrero, técnico de la oficina destacada en León, han centrado su intervención en los elementos de control, como son la red de aforos que permite conocer en tiempo real la circulación de caudales por un río, y los contadores individuales como dispositivo que facilita datos veraces sobre el consumo de agua para riego en una determinada parcela, cuya utilización es cada vez más frecuente.
También han intervenido el guarda mayor, Eleuterio Lozano, y el agente medioambiental León Aller, quienes han relatado cómo las principales incidencias de la pasada campaña de riego han estado relacionadas con el cumplimiento de los turnos de riego establecidos por el organismo, la medición de los caudales derivados desde las presas y la vigilancia de los caudales mínimos por el río, y han calificado su desarrollo de “relativamente normal”.
Superficie regable en pequeñas parcelas
Por último, en el debate final entre los alcaldes, concejales y regantes del río Curueño, se han suscitado temas como la constitución de sindicatos de riego, la fijación de turnos o la carga que supone la instalación de contadores en comunidades poco organizadas.
El río Curueño, con una longitud de 46 kilómetros y una aportación media anual de 295 hectómetros cúbicos, nace en el término de Valdelugueros y desemboca en el Porma, por su margen derecha, a la altura de Vegas del Condado. En su ribera se utiliza para regar –mayoritariamente por gravedad una superficie aproximada de 1.800 hectáreas, en pequeñas parcelas, donde se cultivan pastos, cereales de invierno y hortalizas como la patata.