31 de octubre de 2015

El castillo de Montuerto agoniza, ¿y el de San Salvador?

Diario de León publicó el pasado 29 de octubre un artículo sobre el castillo de Montuerto, con un titular demasiado categórico al afirmar que es el castillo más antiguo de León y señalando que es el castillo del Arbolio,  cosa que no parece tal.

Por otro lado, igual de abandonado está el castillo de San Salvador, en Santa Colomba de Curueño, o el castillo de Aviados, o los restos de los demás castillos más antiguos de León, pues:

Desde los albores de la Reconquista, a finales del siglo VIII y principios del IX, el reino asturiano construyó pequeñas fortalezas en todos los pasos de montaña para vigilancia y defensa ante un posible ataque por el sur. Eran pequeños baluartes situados en los altozanos: Luna, Gordón, Alba, Arbolio (en Barrio de la Tercia), Cervera (en Vegacervera), Aviados, San Salvador, Montuerto, Peña Morquera (en Valdepiélago), Mesmino (en Tolibia de Abajo) y distintos torreones en Genicera, Lugueros, La Vecilla, Otero de Curueño, Boñar, Puebla de Lillo, complementados con monasterios que ayudaban a fijar población. Muchas de estas fortificaciones acabaron por ser desmontadas piedra a piedra y no han llegado a nuestros días.

EL ESTADO DEL PATRIMONIO

El castillo más antiguo de León agoniza
Las instituciones locales nunca han pedido ayuda para la fortificación de Montuerto
VERÓNICA VIÑAS | LEÓN 29/10/2015
El castillo de Montuerto, del siglo IX, uno de los más antiguos de León de los que se conservan ruinas, podría desaparecer por completo. El alcalde de Valdepiélago, Julio González (PP), se lava las manos, asegurando que la fortaleza está en los dominios de la Junta Vecinal de Montuerto, cuyo presidente desde hace una veintena de años, Ildefonso Sierra (PP), reconoce que jamás ha pedido una subvención para salvar los restos del castillo de Arbolio, como aparece mencionado en las crónicas antiguas.
La Junta Vecinal ha iniciado obras para ensanchar el camino que conduce al castillo, accesible únicamente a pie. Unas obras que han levantado las suspicacias en sectores ecologistas, porque podrían afectar a la calzada romana de las Hoces y la de Valdorria. Sierra alega que tiene permiso de Medio Ambiente y que, sin esta ampliación, será imposible en el futuro que un vehículo pueda acceder al castillo para posibles arreglos. Curiosamente, la Junta de Castilla y León tiene perfectamente señalizada la ruta con paneles que describen un monumento que lleva siglos en el olvido.
El castillo es un recinto rectangular, formado por paredes de caliza y arenisca, con obra de mampostería, de 20 metros de largo por 5 de ancho. Aún queda parte del ábside de lo que fuera una iglesia gótica de nave única, con muros de casi tres metros de altura, donde los vecinos de Montuerto celebran una romería en la que procesionan una virgen del siglo XVII. Asimismo, desde hace décadas parte de la primitiva iglesia se reconvirtió en cementerio. Precisamente, Sierra pretende «adecentar» tanto la iglesia como el cementerio, aunque insiste en que el presupuesto de la localidad asciende únicamente a 4.000 euros anuales.
En el estudio Los castillos de las dos Hoces: Montuerto y Vegacervera, el autor, Jaime Federico Rollán Ortiz, explica que Alfonso III pretendía «proteger las tierras de su reino de tanto acoso que las azota, por lo que va cerrando pasos de los puertos leoneses con castillos, entre los que figura el de Arbolio (palabra latina de la que procede la denominación tradicional de la comarca, Los Argüellos). Con esa denominación aparece citado en la Crónica General de España, de Alfonso X el Sabio, donde se dice: «Ella —la reina Ximena— basteció estos castiellos en tierras de León, Alba, Gordón, Arbolio y Luna, et diólos a su fijo el infant don García».
Según el historiador Lucas de Tuy, Almanzor intentó, sin éxito, tomar las cuatro torres del castillo de Montuerto en el año 997.
Algunos historiadores creen que este enclave fue habitado por celtas, astures y romanos.
Alfonso IX, el mismo que convocó las primeras Cortes de Europa, fue el ‘verdugo’ del castillo de Montuerto, al tomar la decisión de destruirlo. Sin embargo, no lo arrasó por completo, ya que según documentos de la época de Carlos V, esta fortaleza fue escenario de luchas políticas durante la guerra de las Comunidades de Castilla.
El peso de tanta historia no ha contribuido, sin embargo, a ‘indultar’ a un castillo sentenciado a muerte.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Se podía intentar arreglarlo un poco